Qué pasa si no hacemos ejercicio

Qué pasa si no hacemos ejercicio

Ya sabemos que somos amantes del sillonball, pero es cierto que, como todo en la vida, los extremos no son buenos. Me refiero a que hay que saber que no es bueno estar todo el día pegado frente al televisor. Por eso, queremos hacer un repaso por las cosas que pueden pasar si no hacemos ejercicio. Ahora bien, como te decimos, tampoco te pases. Que en esta vida lo mejor es quedarse en la mitad, no hay que pasarse ni no llegar.

Como reconocen desde las asociaciones médicas, La falta de ejercicio repercute en nuestra salud: puede provocar la aparición del cáncer, problemas de infertilidad, diabetes, problemas dentales, y hasta puede conducirnos a una muerte prematura. Sí, como lo oyes.

En los tiempos que corren se ha puesto muy de moda lo de contar los pasos. Tenemos un reloj o un móvil que nos cuenta los pasos. Si estás pensando cuántos pasos hay que dar al día, pues toma nota. Una persona sedentaria es la que da menos de 5000 pasos diarios. Hay que recordar que el sedentarismo mata tanto como el tabaco. Así que hay que moverse de vez en cuando. Lo de estar viendo el partido de fútbol frente a nuestro televisor, nos priva, pero es cierto que durante el resto de la semana, tenemos que movernos.

Ahora bien, muchas veces confundimos lo de hacer ejercicio con convertirnos en un atleta de elite. Hacer ejercicio no se trata de ponerse a correr o comprarse una bicicleta de montaña. No. Cada persona necesita un tipo de actividad y los expertos en esta materia recuerdan que este ejercicio debe adaptarse a nuestro tipo de vida y tener en cuenta nuestro historial médico.

Enfermedades

Si no haces ejercicio, tendrás la presión arterial alta Son muchas las investigaciones que se han realizado para intentar averiguar cuáles son los beneficios del entrenamiento aeróbico.

Otro de los beneficios que se suelen asociar al entrenamiento aeróbico es que este sistema de entrenamiento previene las enfermedades cardíacas. Por ejemplo,  el infarto de miocardio, las arritmias, etc.) y los problemas del corazón.

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en los últimos años en un problema serio de salud pública. El estilo de vida sedentario y la mala alimentación de gran parte de la población de las sociedades industrializadas son algunos de los factores causantes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo hay 1.900 millones personas adultas que tienen sobrepeso, de las cuales, más de 600 millones sufren obesidad. Parece que vamos hacia un mundo de obesos.

El estrés, junto con la obesidad, también es una de las epidemias del último siglo, que muchas veces tiene su origen en el estilo de vida de las sociedades occidentales. Es otro de los problemas que puedes tener si no haces ejercicio.

Problemas dentales. Como hemos dicho, la salud bucodental, que se consigue principalmente mediante una buena higiene y visitas regulares al odontólogo, es importante también en los deportistas porque cualquier problema en la cavidad oral puede afectar a sus capacidades físicas y su rendimiento. La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) habla de una asociación entre una deficiente salud bucodental y periodontal y un menor rendimiento deportivo. Algo que nos confirman desde ZM Centro de Odontología. “La presencia de dolor, una peor calidad de vida, menor bienestar y la existencia de inflamación sistémica como los problemas bucodentales causantes de la disminución del rendimiento deportivo”, explican.

Las enfermedades oculares también pueden provenir ante la falta de entrenamiento físico.

Recomendaciones

Hay que tener bajos niveles de grasa en el cuerpo, ya que la obesidad no se mide por la báscula, si no por el porcentaje de grasa corporal.

Sigue la “fórmula 80/20”: un 80 por ciento de comida sana y otro 20 por ciento para “homenajes”. “Lo que no quemas lo almacenas”. Por eso, nadie te dice que no organices una fiesta una vez a la semana, pero ojo con el resto de la semana.

Que en tu cabeza se produzcan más cambios psicológicos que físicos: Cuando hacemos deporte, cambiamos de mentalidad y por tanto sentiremos que dormimos mejor y mejorará nuestra positividad.

Para las comidas hay que tener mucho cuidado. Tienes que comer menos carnes rojas, los azúcares y el alcohol, incluir proteína variada en el menú, consumir de tres a cinco piezas de fruta al día, no saltarse el desayuno. No picar entre horas pero realizar cinco comidas diarias y no combinar productos saludables con otros más grasos.

En definitiva, hay que crear hábito y ser constante aunque nos apetezca hacer otra cosa. Por ejemplo estar practicando el sillonball. Es un proceso que requiere compromiso para obtener resultados. La gente ve la gloria pero no el esfuerzo detrás. Seguro que dentro de unos meses, tu cuerpo te lo agradece.