Los servicios a domicilio que más necesitan nuestros mayores en la actualidad

Los servicios a domicilio que más necesitan nuestros mayores en la actualidad

Los últimos meses han sido, quizá, los más largos en la vida de muchas personas y no precisamente por una buena razón. El coronavirus ha puesto en jaque a toda nuestra sociedad y a toda nuestra realidad tal y como la conocemos. Eso ha hecho que nos tengamos que acostumbrar a una nueva realidad que a la mayoría no nos gusta y que todavía nos obliga a permanecer infelices ante la cantidad de cuestiones que tienen restricciones en los momentos en los que nos encontramos. Es una auténtica pena, pero es lo que nos está tocando vivir.

Está claro que hay grupos de población que han sufrido peor todo lo que ha rodeado a la pandemia que otros. Como ya seguro que sabéis, los ancianos son los que más riesgo tienen de sufrir la peor de las consecuencias de la pandemia, que no es otra la que la muerte. Por ese motivo, son los ancianos los que, todavía ahora, tienen muchas más reticencias para salir de casa. En consecuencia, su ocio se ha derrumbado de una manera bastante importante y los daños psicológicos que eso presenta para ellos y ellas es para tener en cuenta.

Pero, además de ello, hay que tener en cuenta que son muchas las personas de edad avanzada que no solo es recomendable que se queden en casa por su propia seguridad, sino que además presentan otros problemas de salud que les impiden salir de casa ni siquiera a hacer la compra. Personas que, además, viven completamente solas y no cuentan con ningún tipo de ayuda familiar. Es necesario que haya personas y entidades que se encarguen de, ahora más que nunca, apoyar a todas esas personas y proporcionarles todo aquello que necesiten.

Son muchas las personas mayores que viven solas en España, que tienen la recomendación expresa de no salir de casa dada la situación actual y que, encima, no tienen ningún familiar que les permita cubrir sus necesidades básicas. En este tipo de casos, son las entidades especializadas en la prestación de servicios de todo tipo a domicilio las que tienen la gran responsabilidad de hacer posible que a todas esas ancianas y ancianos no les falte de nada. Desde Cuidado en Casa nos han comentado que la mayoría de los servicios que se demandan por parte de este nicho de población son relacionados con la podología, la peluquería y la rehabilitación o fisioterapia.

Proteger a los ancianos es una prioridad para todos 

El coronavirus se ha cebado especialmente con el grupo de población más antiguo de nuestra sociedad. Una noticia que vio la luz en la web de El País explicaba por qué: y es que el virus es mucho más efectivo en organismos que cuentan con un sistema inmunitario más débil, como pasa en tantas y tantas enfermedades. La salvedad es que esta pandemia es altamente contagiosa y que, además, es bastante más potente que cualquier otra. Por eso hay que seguir extremando las precauciones, incluso ahora.

Otro artículo, en este caso del diario El Confidencial, indicaba que el mismo Fernando Simón había asegurado que no era más fácil que los ancianos se contagiaran y que ese riesgo era el mismo para todas las personas, pero sí que reconoció que existía un mayor riesgo de que las consecuencias del contagio fueran mucho más graves en lo que tiene que ver con otros grupos de población. Desde luego, es evidente que hay que poner todos los recursos a nuestro alcance para mantener a salvo del virus a todos los ancianos. Por supuesto que al resto de la población también, pero creemos que, en este caso, priorizar es necesario.

Son muchas las gratificaciones que se pueden realizar a una lista interminable de entidades que han realizado alguna labor destinada a la protección de los más mayores durante todos estos largos y duros meses de pandemia. Está claro que, sin ellas, hubiese sido todavía más difícil gestionar esta situación. Las entidades que, todavía a día de hoy, procuran acudir a casa de los ancianos para que no tengan que correr el riesgo de salir, están haciendo una labor que debería ser condecorada de alguna manera.

Por desgracia, todas las restricciones y riesgos que presenta la pandemia se van a extender durante algunos meses más, hasta que la llegada de alguna vacuna nos permita por fin volver a la normalidad. Hasta entonces, tenemos la necesidad de seguir como hasta ahora, intentando proteger a todos y cada uno de nuestros mayores y procurando evitar que salgan de sus casas. Ya habrá tiempo de volver a la calle y celebrar que se ha terminado este mal trago. Toca ser responsable… y cada persona y entidad puede hacer algo para asegurar, en mayor o menor medida, la seguridad de la gente y de, a fin de cuentas, el conjunto de nuestra sociedad.