Cuida tu jardín y cuidarás tu estrés

Cuida tu jardín y cuidarás tu estrés

Cuando el estrés de la vida laboral te supera, cuando hace mella en ti y comienzas a sentir que te vuelves irritable, que la ansiedad te supera, que no puedes controlar tus emociones, que no te ves competente, que no eres capaz de realizar el trabajo, es el momento de acudir a una consulta psiquiátrica, como la del psiquiatra Dr. Hernández, en Alicante, a fin de abordar el problema y que nos ayude a manejar la situación mediante unas prácticas y ejercicios relajantes para soltar la tensión acumulada.

La jardinería es un gran aliado contra el estrés, pues el estar al aire libre, disfrutando del sol, entretenido con el mantenimiento de las plantas, con su trasplante, vigilando su desarrollo y observando si tienen algún tipo de plaga o enfermedad, nos hace estar atentos a otras cosas y que nos olvidemos o dejemos aparcadas por unos instantes nuestras preocupaciones, problemas o situaciones emocionales.

Si en tu casa tienes un pequeño balcón o terraza, donde puedas tener unas pocas macetas con plantas, fabuloso, pero si tienes la gran suerte de tener una vivienda con jardín, eso sería increíble, ya que el cuidado de este te beneficiará enormemente y te devolverá una doble ventaja, pues te cuidará a ti y te alejará del estrés.

Este es una de los principales beneficios que nos aporta el tener un jardín en casa, pero veamos algunos más:

  • Actividad física. Es difícil tener un jardín y tenerlo abandonado sin flores ni plantas, por ello la necesidad de cuidarlo nos hace movernos. Tenemos que regar, abonar, quitar malas hierbas, segar el césped… Todo esto nos hace estar en un continuo movimiento de agacharse, levantarse, ir de aquí para allí a buscar alguna herramienta, un fertilizante, un plaguicida.
  • Favorece nuestra salud en general, pues al realizar ejercicio físico hay estudios que demuestran que tiene muchos efectos positivos en nuestra salud física, como pueden ser el hecho de que nos ayude a reducir los niveles de colesterol, y que es una de las formas de tratamiento de la diabetes, al reducir los niveles de azúcar en sangre, y nos ayuda a controlar las cifras de tensión arterial.
  • Reduce el riesgo de padecer osteoporosis. El hecho de disfrutar del aire libre y tomar el sol ayuda a nuestro cuerpo a producir la vitamina D, la denomina la vitamina solar, puesto que favorece para que nuestro cuerpo absorba el calcio que necesita para la formación de los huesos y para prevenir la osteoporosis, que está causada por la deficiencia de esta vitamina.
  • Nos ayuda a comer sano, pues si en nuestro jardín dedicamos una pequeña zona a huerto, podemos sembrar o plantar algunas hortalizas como tomates, pimientos, lechugas, y esto nos facilitará el alimentarnos de una forma más saludable.
  • Desarrolla nuestra paciencia. El hecho de cultivar una planta y esperar su crecimiento, ir observando su desarrollo poco a poco, hasta llegar a su floración, o a que nos de su fruto, nos colma de paciencia.
  • Incentiva nuestra creatividad, pues cuando diseñamos, creamos, o solamente por el hecho de hacer el mantenimiento de nuestro jardín, estamos desarrollando nuestra imaginación, nuestra creatividad, puesto que un jardín es un entorno vivo, donde nuestras plantas tienen un ciclo vital que a veces se acaba y necesitamos reemplazarlas. Esto hace que estemos siempre atentos a la belleza de nuestro pequeño paraíso.

shutterstock_269015006reducida

Otras ventajas de tener un jardín en nuestra vivienda

Entre otras ventajas, además de la relajación que nos darán, nuestros hijos, sobre todo si son pequeños, podrán correr, organizar juegos, traer amigos… Y también podremos aprovechar para instalar en una pequeña zona un parque infantil para nuestros hijos, donde podrán tener un arenero, un columpio, un tobogán… Además, es un lugar idóneo para nuestras mascotas. Se sentirán libres, podrán correr, jugar, excavar y enterrar sus huesos… Y para los días que haga buen tiempo incluso a última hora, podemos poner un pequeño cenador, con una mesa y unas sillas donde celebrar pequeñas fiestas o cenas con amigos.