En Córdoba, como en tu propia casa

En Córdoba, como en tu propia casa

A muchos salir de casa nos da pereza. Estamos muy a gusto sentados en el sofá y solamente pensamos en descansar de la rutina del trabajo al que muchas veces le dedicamos tantas horas que volvemos exhaustos y agotados. Pero esto no es nada bueno, todos conocemos en mayor o en menor medida las consecuencias del sedentarismo en nuestra vida y cómo otros hábitos como la bicicleta o el caminar nos pueden ayudar a encontrarnos mejor. Es más, sabemos que incluso para viajar a veces nos vemos también sin ganas o fuerzas, por eso desde aquí os vamos a ayudar a planificar un sencillo viaje a Andalucía y contaros qué ver en Córdoba para ponéroslo todo tan fácil que dejéis a un lado la pereza y os mováis.

Y es que viajar es una gran forma de moverse. No en el mero hecho del transporte, está claro, sino porque una vez que llegamos al lugar en cuestión queremos conocer sitios nuevos, ver monumentos, tiendas, mercadillos, el ambiente de los bares, etc., y todo ese se consigue de la mejor manera caminando, moviéndonos.

cordoba

Imagen de una estancia del Palacio de Viana, en Córdoba.

Imaginaos que llega este de semana y todo en lo que pensáis es en estar en casa, poneros películas o alguna serie y como mucho ir al supermercado a llenar la nevera. Al final lo que haréis será comprar guarrerías que os harán engordar porque no os moveréis del sofá. Si me apuráis, somos muchos los que incluso vamos al súper en coche.

Pero ¿qué pasa si organizamos un sencillo viaje a Córdoba? Esta capital andaluza es muy accesible desde cualquier punto de España tanto en coche como en tren. Si por ejemplo estáis en Madrid, en unas cuatro horas os podéis plantar allí, el viernes por la tarde, sin ir más lejos, cuando salgáis de trabajar, os cogéis el coche y llegáis para cenar y dar un paseo por sus hermosas calles. No hay que ser pretencioso y querer hacerlo todo. Nosotros os recomendamos simplemente que esa noche del viernes os deis un paseo y ya el sábado desayunéis tranquilamente cerca de la mezquita y paséis a visitarla con total calma para empaparos de ese arte que atesora desde hace siglos. De esta forma conseguimos el objetivo, que es moverse. La clave quizás esté en encontrar un hotel en el centro desde el que llegar caminando a todas partes.

Eso sí, no os vayáis de Córdoba, por muy relajada que sea la visita, sin ver el Palacio de Viana, una casa señorial vinculada desde los siglos XV al XIX al señorío y posterior marquesado de Villaseca. En 1873, la IX marquesa de Villaseca, viuda y única heredera de las propiedades del marquesado, entre las que se encontraba esta casa, se casó en segundas nupcias con D. Teobaldo Saavedra, hijo del Duque de Rivas, al que el Rey Alfonso XII concedió en 1875 el título de Marqués de Viana. Posteriormente, en 1980, la III marquesa de Viana, viuda y sin descendencia, vendió la casa a la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba. Actualmente, pertenece a la Fundación CajaSur. Viana ofrece la posibilidad de visitar una casa nobiliaria vivida y descubrir una evolución de estilos arquitectónicos, artes decorativas y ambientes relacionados con la aristocracia. Adentrarse en su interior es una invitación para transportarse a otras épocas, conocer la evolución en sus formas de vida, en sus gustos y en el importante papel que ejercieron estas élites de poder a lo largo de la historia. Sus costumbres y gustos estéticos quedan reflejados en las magníficas colecciones artísticas del palacio: cueros y guadamecíes, azulejos heráldicos, arcabuces reales, tapices, pinturas, porcelanas, muebles de diversos estilos, piezas arqueológicas…

La visita se completa con uno de sus principales atractivos: los doce patios y el jardín, cada uno con una marcada personalidad que enriquece el paseo con los más variados sonidos, tonalidades y aromas. El interior de la vivienda y sus patios se integran a la perfección, confiriendo al palacio una original armonía. El protagonismo de los patios ofrece la posibilidad de disfrutar de un entorno cambiante, proporcionando visiones y sensaciones distintas, en función de los distintos momentos del día y de la estación del año en que se visite. El eje temático en el que se basa el recorrido por el interior del Palacio se centra en el desarrollo de la vida social, el desenvolvimiento de la vida cotidiana y la exhibición de la casa y sus colecciones como símbolo de poder, en la época de mayor esplendor del Palacio.

Como sabéis, Córdoba es un buen lugar para visitar en cualquier época del año por su buen clima, y más estos días en los que no esté haciendo especialmente frío y es posible pasear con una temperatura suave a cualquier hora del día. Así que no desperdiciéis la ocasión de hacer deporte sin daros cuenta y turismo a la vez por una de las ciudades más increíbles que tenemos en nuestra geografía y donde gracias a la hospitalidad de sus gentes nos sentiremos como en casa.

Deja un comentario