Sedentarismo y problemas dentales

Sedentarismo y problemas dentales

Hay cosas que la gente no puede relacionar. Bien porque piensa que es imposible o porque no lo ven raro. Hoy vamos a hablar de un tema que es curioso pero esencial al mismo tiempo. Y es que por culpa del sedentarismo, es decir, el no movernos de nuestros sillones, se pueden producir problemas en los dientes. Sí, como lo oyes. Son muchos los casos de obesidad que han provocado malestar y enfermedades relacionadas con la boca. La inactividad física está asociada a 3,2 millones de muertes al año en todo el mundo, según calcula la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay muchos estudios que han desprendido resultados curiosos: La mala salud es la causa de pérdida de piezas dentales en la vida adulta. Y por esto los expertos destacan la importancia de lograr un peso adecuado y hacer actividad física de manera regular para mantener la buena salud bucal.

Hay muchas personas que tienen problemas de infecciones en las encías, cuyas consecuencias en la salud del resto del organismo pueden ser similares, que se despreocupan y no acudan a visitar a un odontólogo o especialista en periodoncia. Esto es un grave error.  A pesar de que numerosos estudios certifican la relación directa entre la existencia de una infección en las encías que provoca la aparición de una inflamación sistémica y que desemboca en una patología coronaria, entre otros problemas.

Cuando la inflamación sistémica afecta al aparato circulatorio y cardiovascular, tiene una importante repercusión sobre las probabilidades de llegar a enfermar y/omorir del paciente. Incluso, también se sabe que la inflamación sistémica que puede originar una infección de las encías puede tener una importante repercusión en el control del metabolismo de los pacientes con diabetes.

Está demostrado que una infección en las encías puede provocar la aparición de una inflamación sistémica que puede acabar degenerando en una patología coronaria, entre otros problemas. Cuando la inflamación afecta al aparato circulatorio y cardiovascular, puede llegar a ser tan grave que puede incluso causar la muerte del paciente. Y es que, la sangra circular por el cuerpo y provoca una infección en cualquier parte. Es así de problemático. Según los estudios, disminuyendo los factores de riesgo de enfermedades cardiacas se minimizan las posibilidades de desarrollar un problema de las encías.

La actividad física contribuye a controlar los niveles de glucosa en sangre, minimizando el riesgo de sufrir infecciones orales. Por ello la Clínica Dental Odonthos apoya numerosas iniciativas deportivas para fomentar hábitos de vida saludables entre los jóvenes y alejarlos del sedentarismo.

Consumo de tabaco

En muchas ocasiones, el sedentarismo va unido a malos hábitos, como pueden ser tabaquismo, consumo de alcohol, higiene incorrecta, etc. Lo que puede aumentar este riesgo. Así que invertir esta inercia, nos ahorrará problemas de salud evitables. Queremos hacer hincapié en el problema del tabaco. Desde el centro dental nos aseguran que “el sistema endocrino se ve afectado por el paso del tiempo, de manera que las personas mayores sufren una alteración de la secreción hormonal y de la manera que tienen las propias hormonas de transportarse por todo el organismo”.

Las enfermedades endocrinas están asociadas a la edad y a la carga genética aunque algunas de ellas no se pueden evitar. Pese a que algunas tienen esa predisposición genética, lo cierto es que los hábitos de vida o circunstancias puntuales pueden precipitarlas.

El ejercicio

Lo que tenemos claro es que el ejercicio está bien, eso lo admiten todos; es muy necesario pero insuficiente por sí solo para asegurar una buena salud. Además de hacer algo de ejercicio durante el día hay que mantener el cuerpo en movimiento., y eso se puede hacer durante nuestro día a día. Y es que los periodos prolongados de sedentarismo causan riesgos para la salud, incluso en personas que hacen ejercicio físico con regularidad. Eso es especialmente relevante en personas de edad avanzada que ya no tienen obligaciones laborales y pueden caer más fácilmente en rutinas de poco gasto energético. Por eso, hay que tener muy en cuenta este colectivo.

Por este motivo, recomendamos que hay que hacer ejercicio. Hay que sacar tiempo de donde sea, o incluso hacerlo en nuestra propia casa, existen muchos ejercicios para hacer mientras cocinamos, hacemos la compra o limpiamos la casa. Que lo de quedarse un día a la semana en el sillón practicando el famoso sillonball está chulo, pero el resto de los días hay que moverse. Por el bien de nuestro cuerpo y de nuestra saludbucodental. Todos seremos más felices.