El software que te hace la vida más sencilla

El software que te hace la vida más sencilla

A día de hoy hay programas informáticos que hacen el trabajo de manera automática sin tener que preocuparnos de los fallos, algo así como estar en el sofá mientras la Thermomix cocina una deliciosa cena. Pero en el mundo empresarial la realidad supera a la ficción, y hay muchas situaciones en las que estos programas se quedan cortos.

Los programas informáticos a los que nos referimos son llamados CRM, y normalmente se utilizan para llevar a cabo un control de los expedientes, clientes o casos que se llevan en la empresa. Además se utiliza para realizar tareas relacionadas con la facturación, concertar citas y otro tipo de tareas.

Estos software no siempre responden a las necesidades de la empresa, y es cuando esta se plantea en realizar un software personalizado adaptado para sus necesidades. Esto es algo que vemos con frecuencia en el sector de los seguros, la banca o en las empresas con grandes inversiones en I+D.

En el artículo de hoy vamos a ver cómo se realiza el software a medida, pues como veremos es un tema bastante complejo, que a nivel económico y de tiempo suele ser bastante costoso.

Cómo se desarrolla un software

El desarrollo del software se centra en tres pasos principales, como son: la planificación, la implementación y el despliegue junto con el correspondiente mantenimiento. Quizá puede que hayan fases diferentes dependiendo del software, pero en general estas son las actividades del desarrollo de software más comunes.

La primera fase es la planificación, y podría decirse que es la parte más importante porque en ella se construyen los cimientos del software, es dónde se plantean cuáles son las necesidades que debe cubrir, cómo debe de cubrirlas y qué posibles problemas y soluciones pueden darse.

Los clientes suelen tener una idea abstracta de lo que quieren y necesitan, y los desarrolles se encuentran muchas veces con lagunas que tienen que llenar de información. Aquí cuenta muchísimo la experiencia del equipo que esté desarrollando el software, y sin duda, elegir a un equipo con experiencia facilita mucho el trabajo para todos.

Las empresas de desarrollo de software son conocedoras de este aspecto, pero pocas tienen especialización en soluciones a medida como E-Ingenia, una moderna empresa de informática de Córdoba dedicada al desarrollo tecnológico, ofreciendo servicios avanzados en la gestión y modernización de procesos en empresas.

La segunda parte de la creación de un software realizado a medida es la implementación, la realización de pruebas y la documentación. La implementación es aquella parte del proceso en el que los ingenieros de software programan el código para el proyecto de trabajo. Este está diseñado según las demandas de software. En esta etapa se realizan diferentes pruebas, conocidas técnicamente como caja blanca y caja negra.

A continuación, se realizan las pruebas de software, que son parte esencial en el desarrollo del mismo, pues la función principal es detectar los errores lo antes posible, y sobre todo, antes de entregarse al cliente. Por último, y para acabar esta segunda fase, hay que documentar el diseño interno del software, para posteriormente mejorarlo y realizar el mantenimiento. Normalmente esta fase termina con un API interior y exterior, que es como la receta de cocina del software.

La última fase de todas es el despliegue y el mantenimiento. Una vez que el código ha sido probado y aprobado para su liberación, se distribuye en el entorno de producción. Hay que destacar que el entrenamiento y soporte del software es muy importante, pues los usuarios que lo empiecen a utilizar deberán aprobar las funciones para ser lo más eficientes posible.

Pero realmente, ningún software es infalible, y incluso sistemas operativos como Windows o MacOS tienen fallos. Y aquí es donde entra en juego el mantenimiento y la mejora del software, que puede requerir más esfuerzos que incluso el desarrollo inicial del software, pues puede que haya incorporar nuevo código para reparar o ampliar funciones.

En conclusión, diseñar un software en específico depende por un lado de las necesidades del cliente y de la especialización de este, y por otro lado depende de la inversión y el proyecto a largo plazo. Este desarrollo puede durar bastante tiempo, así que es algo que se tiene que tener en cuenta antes de empezar un proyecto de estas dimensiones.