El deporte deja el plástico y se pasa al aluminio

El deporte deja el plástico y se pasa al aluminio

Uno de los espectáculos deportivos por antonomasia es la Superbowl. Recuerdo auténticas sesiones de sillonball junto a mis amigos. Y es que todo lo que rodea a esta competición invita a verlo con amigos, en el sillón, con cervezas y unas cuantas pizzas. Recuerdo varios años que nos juntábamos por el mes de febrero para ver este espectáculo que junta frente al televisor a millones de espectadores.

Pues bien, una de las cosas que me ha llamado la atención es que en la última final que se ha disputado, han tenido una conciencia muy ecológica. Los asistentes a la final de la liga de fútbol americano en el Hard Rock Stadium de Miami dispusieron de 50.000 vasos de aluminio para sustituir los tradicionales envases de plástico. Es decir, que cambian el plástico contaminante por uno de los elementos que está en mayor auge. Sin duda, es la mayor promoción que se puede hacer porque en un espectáculo que ven cada año más de 100 millones de estadounidenses por televisión. No hay mejor campaña de concienciación. Ya que se calcula que la final de una Super Bowl genera cerca de 40 toneladas de todo tipo de residuos.

Este cambio es llega tras el acuerdo alcanzado por  Centerplace, compañía del grupo Sodexo encargada del servicio de cátering del Hard Rock Stadium; Bud Light, la marca de cerveza de Anheuser-Busch, que es la cerveza oficial de la NFL, y el principal patrocinador de los vasos de la Super Bowl; y Ball Corporation, el mayor fabricante de latas y tapas de aluminio para bebidas y otros productos. De esta manera, el grupo norteamericano se ha encargado de fabricar los 50.000 vasos de aluminio que estuvieron disponibles. Sin duda, es una gran idea que podría llegar a los campos de fútbol de España en los próximos años. Así, los más jóvenes podrían darse cuenta de lo importante que es cuidar el planeta.

El beneficio del aluminio

Sabemos que hay una cruzada contra el plástico, y en algunas cuestiones llevan razón. Los datos así lo dicen. El plástico es un material que puede tardar siglos en desaparecer y que, a través de las aguas, llega a océanos, y pueden estar allí durante millones de años (no es una exageración). Por el contrario, el aluminio es un material cien por cien reciclable, de los que ahora se consideran sostenibles. Entre sus características, es fácilmente recuperable y se puede reciclar infinitamente. Y esto lo certifica un dato que es demoledor, el 75% del aluminio producido todavía se utiliza hoy. Así lo confirman desde Aluminios Franco.Nuestro sector está comprometidos con el medio ambiente apostamos por un material limpio, de mínimo mantenimiento y 100% reciclable, siendo incuestionable su durabilidad y futuro. Este futuro nos une más a ir manteniendo como hasta ahora la calidad como eje fundamental de nuestros almacenes”, explican.

Por este motivo, el aluminio ha pasado a ser el material de moda para todas las obras y construcciones. Se usa por ejemplo en las barandillas, en la arquitectura o en la industria, por ejemplo, de la carrocería, ya que la ligereza y dureza del aluminio encajan perfectamente en las necesidades de este sector.

El aluminio en el deporte

Bien es cierto que el aluminio está cada vez más presente en el mundo del deporte. Se ve viene a la cabeza, esos bidones que se usan para poder beber cuando estás en el gimnasio. Además son capaces de guardar bien la temperatura. Por supuesto, en el fútbol está presente en las botas de los futbolistas. Los tacos son de este material, salvo cuando se juega en césped artificial que se suele optar por los tacos de goma para evitar los resbalones. Las raquetas de tenis están construidas con aluminio. Mientras que en el baloncesto, las pizarras donde los técnicos dan instrucciones a sus jugadores y reflejan las jugadas a seguir, también están construidas con este material. Asimismo, en el baloncesto adaptado, las sillas de ruedas pesan cada vez menos gracias a que se hacen con este valioso material. Seguro que hay muchos más ejemplos. Se admiten opciones.

Así pues, la próxima vez que estés sentado en tu sillón disfrutando de las yardas que recorren los jugadores de fútbol americano, piensa que en las gradas se está llevando a cabo una gran acción sostenible. Ojalá en los próximos años esta medida pueda llegar a más lugares deportivos. La verdad es que es un material que nos sigue sorprendiendo. Sigo pensando que la mejor forma de concienciar es hacerlo desde el deporte.