Cómo evitar la sensibilidad en las encías

Cómo evitar la sensibilidad en las encías

A menudo es frecuente que sintamos sensibilidad y dolor en las encías. Aunque esto es algo bastante común, no debemos ignorarlo. Si detectamos este problema debemos abordarlo a tiempo ya que así evitaremos problemas futuros más graves.

Si sufres de hipersensibilidad dental o te duelen las encías, no te pierdas esta serie de consejos que nos dan los dentistas de la Clínica Maroto Vellon.

Causas de la hipersensibilidad dental

El tabaco: Es una de las causas externas más significativas que generan enfermedad en las encías ya que minimizan la vascularización de la zona. De la misma manera, fumar con asiduidad, puede hacer que algunos tratamientos resulten menos efectivos

Diabetes: Los diabéticos tienen más posibilidades de presentar enfermedades en las encías. Por este motivo, necesitan cuidados más extremos y mucha más atención.

Algunos medicamentos: Determinados tratamientos muy agresivos, como los que se utilizan para combatir el cáncer o VIH, pueden afectar negativamente a la mucosa gingival.

Síndrome de la boca seca. Esta enfermedad se caracteriza por la producción de un menor flujo salival. Esto es producido por ciertos medicamentos, algunos tratamientos como la radioterapia o enfermedades autoinmunes.

Cambios hormonales: Se dan sobre todo en mujeres adultas y en adolescentes. Pueden llegar a generar hipersensibilidad en las encías y gingivitis.

Genética: Si tenemos antecedentes en la familia con problemas dentales, es más probable que también lleguemos a presentarlos nosotros en el futuro.

Síntomas de enfermedades en las encías

Encías sensibles que sangran al cepillado: Si al lavarnos los dientes, nos sale sangre de las encías es probable que suframos algún problema de hipersensibilidad.

Encías rojas e inflamadas: Si nuestras encías están más rojas de lo normal o notamos que están inflamadas, deberíamos acudir a un dentista.

Encías retraídas: Es otro de los síntomas más significativos de los problemas de encías.

Dolor al masticar y sensibilidad dental al ingerir alimentos fríos o calientes.

Mal aliento constante: Determinados alimentos, el consumo de alcohol o de tabaco y algunos medicamentos, pueden provocarnos mal aliento. Sin embargo, si este síntoma se repite constantemente, es probable que estemos sufriendo alguna enfermedad en nuestras encías.

Movilidad dental: Si nuestras piezas dentales se mueven, puede que necesitemos acudir a nuestro dentista de confianza para que nos diga si esto es una consecuencia de un problema mayor.

Cómo remediar el problema de encías sensibles

Cambiar de cepillo de dientes: Si te lavas los dientes con demasiada fuerza, o utilizas el hilo dental con demasiada presión, es probable que estés dañando las encías. Si usas un cepillo de dientes con cerdas duras, tendrás que cambiarlo por un cepillo de dientes con cerdas suaves o incluso extrasuave.

Las cerdas excesivamente duras pueden provocar irritación en nuestras encías. Si esta práctica perdura en el tiempo, nuestros dientes se pueden dañar, al igual que nuestro esmalte dental.

Los cepillos de filamentos suaves funcionan igual de bien, pero son mucho más delicados con nuestros dientes y encías.

Gel dental desensibilizante: Tras múltiples aplicaciones, el gel dentifrico desensibilizante puede ayudar a aliviar el dolor relacionado con los dientes sensibles. Hay muchos productos de venta libre disponibles en la farmacia. Es aconsejable que preguntes a tu dentista qué producto se adapta mejor a tus necesidades.

Fluor: El dentista puede tomar la decisión de aplicar fluor en las zonas más sensibles de los dientes para fortalecer el esmalte dental y aliviar el dolor. De la misma manera, el especialista puede recomendar la utilización de fluor en casa.

Desensibilización: Ocasionalmente, las superficies radiculares expuestas pueden tratarse colocando resina adhesiva a las superficies radiculares más sensibles. Es posible que se necesite anestesia local.

Injerto de encía quirúrgico: Si la raíz de nuestros dientes se ha desprendido del tejido gingival, se puede coger una pequeña cantidad de tejido gingival de otra zona de la boca y colocarlo en el sitio afectado. De esta manera se protegen raíces expuestas y se consigue reducir la sensibilidad.

Conducto radicular: Si los dientes sensibles causan un dolor muy fuerte y otro tipo de remedios no funcionan, el odontólogo puede aconsejar un tratamiento de conducto radicular. Se trata de un tratamiento que se emplea para tratar problemas en el núcleo blando del diente. Esta suele ser la técnica más efectiva para eliminar la sensibilidad dental.