El feng shui no es una guía de decoración de interiores, sino una doctrina oriental basada en el taoísmo, filosofía china cuyo nombre significa ‘vía’ o ‘camino’. Por su parte, el feng shui significa literalmente ‘viento y agua’. Ambas tienen como objetivo mejorar la calidad de vida, por lo que esta técnica, tan extendida por las revistas de decoración,tiene como meta cambiar y mejorar nuestra existencia. Para ello, el feng shui combina los cinco elementos o wu xing (fuego, tierra, agua, madera y metal) y la idea del ying yang u opuestos que dan variedad a la vida.