A día de hoy hay programas informáticos que hacen el trabajo de manera automática sin tener que preocuparnos de los fallos, algo así como estar en el sofá mientras la Thermomix cocina una deliciosa cena. Pero en el mundo empresarial la realidad supera a la ficción, y hay muchas situaciones en las que estos programas se quedan cortos.