¿Conocéis a alguien a quien no le guste la bollería tradicional? Seguro que sí, porque de todo debe haber en la viña del señor, pero está claro que a la mayoría de las personas nos suele parecer una opción realmente buena tanto para desayunar como para merendar. Y es que hay pocos productos que tengan ese sabor tan característico y potente.
La alimentación y la salud bucodental tienen muchas más cosas en común de las que podíamos llegar a imaginar. Las dos cosas son interdependientes. Por un lado, si no cuidamos de todo lo que comemos, está claro que vamos a disponer de una salud bucodental bastante deficiente.