Ya sabemos que nos gusta mucho eso de estar viendo deporte en el sillón. Y si son los triunfos de Rafa Nadal en Roland Garros nos gusta mucho más. Ahora bien, ya sabemos que no todo puede ser bueno en esto del sillonball. Por eso, aunque queremos mucho a esta práctica, tenemos que reconocer y advertir de sus posibles consecuencias. Y es que ya sabemos que el caviar está muy bueno, pero hasta si te comes diez kilos puede hacer el efecto contrario. El día tiene 24 horas, así que si estamos durante 16 viendo la televisión, va a resultar un problema gordo. Por eso te advertimos de lo que te puede ocurrir si estás todo el día en el sillón. Pero tranquilo que también te vamos a dar la solución. Según un estudio publicado en la revista PLoS One, las personas que permanecen sentadas durante muchas horas tienen un grosor reducido en el lóbulo temporal medio, la parte que desempeña un papel clave en la formación de nuevos recuerdos y la conciencia espacial.

Dicen que el trabajo dignifica y, desde luego, no vamos a ser nosotros quienes lo nieguen. Se trata de una cuestión que está fuera de toda duda. Disponer de un empleo nos permite darle más sentido si cabe a nuestra vida, obtener una fuente de ingresos para afrontar todos los gastos que se deriven de nuestra rutina diaria y, además, encontrar una manera de tener la mente ocupada y desarrollarnos como profesionales, pero también como personas. El trabajo es una parte muy importante de nuestra vida y nadie tiene los suficientes argumentos para negarlo. Ahora bien: son muchas las ocasiones en las que la actividad que desempeñamos supone un verdadero problema para nosotros y nosotras. A nadie le cabe la menor duda de que es esto lo que está detrás de grandes problemas de índole personal como la ansiedad o el estrés, asuntos que se han recrudecido como consecuencia de la llegada de una sociedad como la actual, tan competitiva y en la que prima, por encima de todo, algo como lo es la inmediatez. Son muchas las personas que sufren ansiedad, depresión o estrés a causa del trabajo y la tendencia no es precisamente alentadora, porque el número de casos sigue creciendo.