Dormir es una necesidad esencial de todo ser humano, todos sabemos por experiencia que cuando no se duerme, se rinde mucho menos en el trabajo, disminuye nuestra capacidad de atención, concentración, memoria, nos volvemos más irritables, ansiosos, aumentan los dolores de cabeza, trastornos digestivos, rendimos menos en actividades deportivas, etc. La respuesta a todo ello es, según estudios realizados, que el cerebro desarrolla una actividad intensa durante el sueño y realiza funciones muy importantes para el mantenimiento del equilibrio físico, psíquico y mental en las personas, es decir mientras el cuerpo descansa se asienta la información aprendida y se memoriza. Lo que conocemos como un “buen sueño” es aquel que tiene una duración suficiente y reparadora.