La adolescencia es una etapa de la vida complicada. Los jóvenes empiezan a conocer y abrirse a la vida, a enfrentarse a situaciones nuevas, desconocidas, incluso a veces se encuentran ante situaciones que pueden suponer para ellos un desafío personal como, por ejemplo, tener que enfrentarse a un examen crucial o una presentación importante, dificultades de integración en una nueva escuela, falta de amigos, dificultad de comunicación con los padres, rotura de una relación de noviazgo, etc. Estas situaciones afectan a su subconsciencia, la cual les crea una sensación de inseguridad, nerviosismo y una ansiedad constante que puede llegar a afectar de manera negativa toda su vida.
Si hay una palabra que odio esa es mudanza. Es escucharla y me entran escalofríos. Un sudor frío me recorre el cuerpo. Desde las piernas a la cabeza. Y lo sé por experiencia propia. Y es que no hay nada peor que tener que hacer una mudanza. Y no lo digo por los posibles motivos sentimentales que puedas dejar atrás. Lo digo por el fastidio que es empaquetar las cajas, colocar la ropa, subir, bajar, etc. Un rollo. La verdad es que no estoy preparado ni físicamente ni mentalmente. Aunque, como todo en la vida, cuando una mudanza llega a tu vida, hay que afrontarlo.
Ya hemos escuchado cuáles son las principales ventajas de que se haya desarrollado un asunto como lo es el comercio electrónico. Hemos visto y comprobado que ha sido realmente importante a la hora de reducir el tiempo que pasamos comprando y de reducir, a su vez, el dinero que destinamos en el transporte hasta las tiendas físicas. Pero el ecommerce también ha tenido algo muy importante dentro de todo esto: ha permitido que la gente obtenga un mayor volumen de información para resolver algunas de las cuestiones que más le preocupan. Y las que tienen que ver con la salud son algunas de ellas.