Para muchas personas el gran sueño de su vida es trabajar desde casa. Es lo deseado. La mejor forma de poder conciliar tu vida con tu trabajo. La mejor manera de ahorrarte tiempo y dinero en desplazamientos. La mejor forma de evitar tener que aguantar a tu compañero pesado y sus historias de sus hijos. La mejor forma de evitar tener que aguantar las riñas de los jefes. Es cierto que también tiene sus desventajas pero por lo natural, todo son ventajas.

Con el paso de los años, cada vez somos más a los que nos amarga salir de casa cada día y, por ello, cada vez que tenemos una jornada de ocio o de descanso, optamos por tirarnos en el sofá y disfrutar de la relajación que nos produce poder estar un día entero sin hacer nada ni que nadie nos perturbe nuestro descanso. No obstante, a pesar de ello, en ocasiones tenemos ganas de acudir a algunas de las fiestas a las que nos han invitado, unas celebraciones a las que iríamos encantados, sino fuera porque hay que pasar demasiadas horas de pie y, en definitiva, de las que volveríamos bastante cansados.