Regalitos para bebés

Regalitos para bebés

Si hay algo que me toca mucho las narices es tener que ir de compras para regalar algo a alguien a quien no me apetece regalar absolutamente nada. Mañana tengo que acompañar a mi madre a conocer al hijo de mi prima, una chica a la que veo solo en bodas, bautizos y comuniones y con quien no intercambio más de dos palabras seguidas desde que teníamos 10 años. Esas cosas son compromisos, tanto para ella que nos recibirá sin ganas como para nosotras, al menos para mí, porque no tengo ganas de ir ni ganas de gastarme el dinero. Pero claro… ¿Cómo voy a ir a conocer al hijo de mi prima y no llevarle un regalo?

Al principio me negué en rotundo, incluso le dije a mi madre que la llevaba en coche y la esperaba abajo con el motor encendido pero que yo no le compraba nada por obligación a nadie, lo que pasa es que una cosa lleva a otra y empiezan a taladrarte la cabeza y al final me convencieron para subir a ver a un enano (que no tiene culpa de nada) que luego dudo mucho que vuelva a ver y, si lo hago, lo mismo ni lo reconozco.

Yo no me he comido mucho la cabeza la verdad… ¿no están tan de moda las tartas de pañales? ¡Pues toma tarta de pañales! Le he comprado una en Detalles Cucos y así me he quitado el marrón de encima pero la verdad es que buscando qué podía comprar he descubierto que hay todo un mundo de posibilidades.

shutterstock_100582528reducida

Regalos para recién nacidos

  1. Cojín de lactancia. Todos sabemos lo que es, bueno… casi todos, y yo pienso que eso es algo que debe regalar alguien muy allegado ¿no? A mí me resultaría raro que viniera un colega que no veo hace años y me regalara un cojín de lactancia, pero vamos, que para gustos los colores.
  2. Portabebés. Esto ya lo veo más práctico porque al fin y al cabo casi todas las madres han usado uno de esos alguna vez. Igual las muy pijas no, pero la mayoría sí.
  3. Cambiador de pañales portátil. Supongo que esto podría venir muy bien en caso de necesidad pero ¿no se supone que ahora los restaurantes, centros comerciales y demás establecimientos tienen que tener uno de esos en el baño?
  4. Vigilabebés. No pienso regalar esto porque me da mal rollo. Imaginad que miráis de pronto por la pantalla para ver cómo duerme vuestro hijo o hija y os veis una figura extraña a su lado. A mí me da un infarto ipsofacto. De hecho, hay una película española muy buena de terror que va de eso, se llama “La habitación de niño”.
  5. Pegatinas personalizadas para el coche. Esto podrá ser todo lo gracioso que queráis pero en todo caso le regalarías una pegatina porque a ver para que quiere poner cinco o seis pegatinas. ¿Os imagináis? Una en el cristal trasero, otra en el maletero, otra en el lateral, otra en… ridículo.
  6. Un lote de productos de aseo. Yo estos regalos no los entiendo. Es como cuando me vienen a mí en cumpleaños o navidad y me regalan una cestita con un montón de tonterías que no uso. La última vez hasta me pusieron sales de baño y lo mejor de todo es que no tengo bañera…
  7. Juguetes y/o peluches. No está mal este regalo, el problema es que cada vez que vas a comprar algo añadiendo detrás la palabra “bebé” sube el precio que no veas: peluche para bebés (50euros), parque infantil para bebés (70euros), y así sucesivamente.
  8. Aún más íntimo que el cojín de lactancia.
  9. Bolso para las cosas de bebé. Bien, vale, es aceptable.
  10. Gimnasio para bebés. Animalico… aún no puede sostener ni la cabeza y ya quieren ponerlo a hacer gimnasia. Eso es crueldad infantil ¿no?

Personalmente creo que mi elección es la acertada porque usará los pañales y no tendrá un trasto por ahí dando vueltas y estorbando pero , como ya he dicho antes, para gustos los colores.