El placer de una buena tertulia

El placer de una buena tertulia

Vivimos en un pueblo llamado San Rafael en Segovia. La cercanía a Segovia y a la Sierra de Madrid, hace que sea un pueblo tranquilo, pero con cierta vida, lo que hace más fácil que las personas de cierta edad podamos reunirnos en asociaciones. Con Benito y Julio hasta no hace mucho solíamos ir al Casino de Torrelodones, pero ya hemos decidido tomar el coche como mucho para andar por el pueblo y echar unas partidas tranquilas, pero entre nosotros.

En mi caso, junto con unos amigos, decidimos hacer una asociación futbolística para reunirnos y ver los partidos más importantes de cada jornada, cómodamente. A partes iguales compramos un piso para la asociación. Tenía unos 60 metros cuadrados, un estudio con baño, que estaba muy bien para nuestro cometido. Podíamos así reunirnos a tomar algo y pasar buenos ratos.

Algo que hicimos fue comprar una televisión de última generación, que unido a una reforma en profundidad de todo el estudio hizo que nos quedase un sitio de lujo. La cocina de barra americana también la reformamos por completo, pues este estudio llevaba cerrado desde principios de 2005.

Algo importante eran las copas y vasos, aquí confiamos en gionapremiumglass.com. Un amigo nuestro que hace 2 años regentaba un bar en Reinosa, nos los recomendó por su relación calidad precio y buenas cualidades. Las mujeres decían que compráramos unas de los chinos, pero sabemos lo que duran y mejor tener unas buenas copas y vasos que algo de mala calidad que nos vaya a durar dos telediarios.

Como tenía página web, pues les hicimos un pedido de vasos, copas para cóctel y combinados. Nuestro compañero tenía razón y un año y medio después de comprarlos están en perfecto estado, salvo uno que se rompió por un exceso de ímpetu en un Atlético de Madrid vs FC Barcelona. Es increíble las emociones que mueve el fútbol, pues saca la exaltación hasta de las personas más tranquilas.

Cuando dijimos a nuestras familias nos tacharon de locos por montar algo así, pero pudiéndonoslo permitir y haciéndolo bien por lo legal, es algo realmente bonito. Nuestras mujeres al principio se quejaban, pero cuando no hay fútbol, también las dejamos que entren y se echen sus tertulias las que quieran.

Es una delicia pasar tan buenos ratos en la asociación

Según nos dijo un amigo, las asociaciones tienen derechos a una serie de subvenciones por el mero hecho de serlo. Nos sonaba interesante, aunque no teníamos ganas de meternos en más jaleos, así que al final decidimos desestimar esta posibilidad, que sinceramente es lo mejor.  Demasiado lío y al final a lo mejor no teníamos acceso a las que más nos interesarían.

Cada mes solemos hacer una bonita cena de sábado por la noche. Aquí es donde las tertulias caen de verdad y a veces alguno se ha venido tan arriba que ha tenido que “dormirla “en uno de los sofás. La pena de esto es no haberlo podido hacer más de jovencitos, aunque como dice mi buen amigo Alex, si esto hubiésemos tenido capacidad para hacerlo, estaríamos solteros todos.

Los cócteles caen a buen ritmo en esas noches, donde los mejores licores nos hacen entonarnos de lo lindo, pero siempre con clase, ya se sabe que más vale poco bueno que mucho malo. La calidad es indispensable en la bebida y eso, con los años se hace algo más que importante para que el día siguiente no sea una pesadilla, lo mismo que mezclar.

Al final lo que buscamos es pasar buenos momentos y solo por esto, que viva el fútbol, las cartas o la excusa que sea. Se me olvidaba comentar las “limonadas” que hacemos en verano en la terraza. A la antigua usanza con un cubo y todos pasándolo bien viendo el Tour de Francia, otra cosa no será, pero pasar, lo pasamos de vicio.

Así que ya sabéis, si tenéis ganas de pasar un buen rato con vuestros amiguetes podéis hacer una asociación. No hace falta tener un piso como tal, se puede hacer en cada de uno que esté libre, pero si lo tenéis en la asociación a nombre de ella, quizás disfrutaréis más, al fin y al cabo, es de todos, pero de nadie en particular.