Con nuestro descanso no se juega

Con nuestro descanso no se juega

Cuando decidimos cambiar nuestra vivienda e irnos a vivir a otro sitio, normalmente aprovechamos para cambiar algunas otras cosas: muebles, elementos de decoración, etcétera. Es ese el momento en el que nos damos cuenta de que muchas de las cosas que tenemos son viejas y necesitan, o bien un arreglo, o bien ser sustituidas por otros objetos nuevos.

Uno de los clásicos en este sentido son los elementos de descanso. En muchas ocasiones, las camas o los sofás son los primeros en ser sustituidos cuando nos disponemos a realizar una mudanza. Si además estas camas o sofás ya tienen sus años y se encuentran bastante desgastados, el hacer la sustitución se convierte en una cuestión de imperiosa necesidad.

Desde que mi mujer y yo nos casamos hace tres años hasta el pasado mes de enero vivimos en un piso de alquiler. Se trataba de un piso pequeño, de apenas unos sesenta metros cuadrados y en el que los elementos de descanso de los que he hablado no eran los más adecuados. De hecho, los muelles de la cama de matrimonio en la que dormíamos crujían una auténtica barbaridad y, para colmo, el sofá del salón estaba durísimo y nos provocaba intensos dolores de espalda. En consecuencia, nuestro descanso se veía seriamente afectado.

El año pasado ella se quedó embarazada. En cuanto supimos la noticia, miramos a nuestro alrededor y los dos pensamos exactamente lo mismo: “aquí no nos podemos quedar”. Era evidente que necesitábamos trasladarnos a una nueva vivienda, y decidimos comprar una a las afueras de la ciudad. La familia crecía y necesitábamos un espacio más grande para que nuestro hijo, que estaba en camino, pudiese disfrutar sin agobios de su infancia.

Para nuestra nueva casa necesitaríamos muebles nuevos. El piso en el que vivíamos era, como os contaba antes, de alquiler. Ninguno de los muebles que allí había era nuestro y ahora tendríamos que buscar y comprar los nuestros para amueblar nuestro nuevo hogar. Mi mujer y yo lo teníamos claro: lo primero de lo que nos encargaríamos sería de lo necesario para garantizar nuestro perfecto descanso.

Así las cosas, dimos en Internet con una página llamada www.wlnbarcelona.com/es/, en la que se ofertaban gran cantidad de equipos de descanso como camas, colchones y demás elementos. Por lo que podíamos ver, se trata de material de primera calidad, y teniendo en cuenta los precios a los que los podíamos adquirir, lo cierto es que no nos lo pensamos dos veces y decidimos realizar nuestra compra en ese portal.

Hicimos un pedido bastante grande porque nos hacían falta varias cosas. Compramos, además de las camas, edredones nórdicos, almohadas, sábanas y más ropa de cama. Era todo lo que íbamos a necesitar para nuestra nueva vivienda y también para nuestra nueva vida.

De esta manera, conseguimos mejorar nuestro descanso

Ya en la nueva casa y con los nuevos muebles, todo marchó a la perfección. Las camas que habíamos comprado nos conferían ese descanso que nos había sido robado en el piso anterior. Volvimos a dormir perfectamente y a despertarnos cada día al cien por cien.

El descanso es fundamental para el ser humano. Lo dicen absolutamente todos los especialistas en ello. Y obtener un descanso ideal es necesario para afrontar la dura jornada laboral a la que nos solemos enfrentar cada día. Es imprescindible tener esto en cuenta.

Ahora, ya con nuestro hijo nacido, nos damos cuenta del acierto que hemos cometido en todos los sentidos. Nuestra vida ha cambiado y ahora vivimos más cómodos y somos más felices. Solamente hay que saber tomar las mejores decisiones en los momentos mas adecuados. Y tengo la sensación de que nosotros lo hemos hecho.