Desayuno en la cama, ¿tienes un plan mejor para el domingo?

Desayuno en la cama, ¿tienes un plan mejor para el domingo?

¿Hay algo mejor que despertarse una buena mañana de domingo y encontrarse con el desayuno en la cama? Para mí, desde luego pocas cosas hay que me gusten más, y es justo lo que me sucedió el pasado sábado. El caso es que llevaba toda la semana trabajando 10 horas diarias, estaba agotada y ya que el finde no tenía nada pendiente, decidí pasarlo enterito en casa, comiendo, durmiendo y viendo la TV.

Un plan perfecto que empezó a primera hora de la mañana cuando mi pareja vino a despertarme con el mejor café, la bollería más sana y sabrosa y los mini bocadillos más deliciosos que he probado jamás. Estoy hablando de los desayunos del Molí, Pan y café, una tienda que nace en Alicante con el objetivo de ofrecer a sus clientes una panadería y una bollería saludable con un toque tradicional junto a una buena taza de café de la mejor selección. Todos sus productos son de la más alta calidad, todo un placer para los sentidos. Su café, es el mejor del mercado, aunque lo mejor es la forma de prepararlo. Aquí cuidan cada detalle.  Porque para el Molí, toda taza de café tiene que tener una sonrisa, cariño y vida propia. Estos son los pequeños detalles de gran valor para el cliente que lo apreciará al instante y no por ello a un precio superior. Leche fría trabajada que emulsione a crema, con corazón, con dibujos de sirope. Además de gran variedad de cafés como Cappuccino New York, Café Bany…

Y es que por mucha calidad que tenga un café si después no se sabe preparar no vale de nada. Yo tomo al menos 3 tazas diarias, una cantidad importante, yo pienso, por lo que ha de tratarse de un buen producto, no un café de esos que en cuanto te lo tomas te duele la barriga,  o la cabeza, o te provoca ansiedad o temblores, como esos malos cafés de las máquinas expendedoras.

Beneficios del café

El café, la bebida de los dioses, para muh@s, es también la bebida del diablo para otr@s. Y es que opiniones siempre ha habido para todo. Bien, vamos a tratar en este apartado de aclarar algunas dudas con respecto al café.

El café, si se bebe con moderación, presenta multitud de ventajas para el organismo. Veamos cuales:

El café es un anticancerígeno natural. Según estudios recientes, el café reduce el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, como el de mama, el próstata, esófago, faringe, cerebro o  hígado

Es un poderoso estimulante que activa la mente y la mantiene despierta, mejorando la inteligencia y la atención.

El café ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, ya que, su alto contenido en magnesio y cromo favorecen la segregación de insulina, regulador natural del azúcar en sangre.

También previene la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, Alzheimer o la demencia senil, de hecho los últimos datos dicen que las personas que toman entre 3-4 tazas de café al día tienen menos probabilidades de padecer estas  enfermedades. Aunque por otro lado, están los que opinan que tomar 4 tazas de café podría provocar muerte súbita. Y es que la clave, como en todo, está en la moderación.

Es bueno para el aparato digestivo al actuar como un laxante natural que activa el proceso de digestión.

La cafeína ayuda a quemar grasas, pero ¡ojo!, sus efectos beneficiosos se reducen si se ingieren grandes cantidades.

Mejora el rendimiento físico al aumentar los niveles de adrenalina, provocando la descomposición de la grasa corporal, que es liberada como ácidos grasos, lo que aporta una enorme cantidad de energía.

El café tiene un alto contenido en nutrientes esenciales, vitamina B2, B5, manganeso, potasio, magnesio y niacina, y constituye, además, una importante fuente de antioxidantes.

Parece que el consumo de café podría reducir el riesgo de sufrir depresión, es más, se cree que existe menos riesgo de suicidio entre las personas que toman esta bebida de forma habitual.

Contrariamente a lo que normalmente se suele pensar, el café ayuda a prevenir los infartos.

Pero las personas con problemas de ansiedad, úlceras o dolores frecuentes de cabeza deben moderar su uso, y si es necesario, eliminarlo.