Cuídate la piel del rostro sin salir de casa

Cuídate la piel del rostro sin salir de casa

No soy una persona a la que siempre le guste estar en casa, en el sillón, o debajo de la mantita en invierno pero odio salir a comprar y para mí la revolución comercial de Internet ha sido todo un hallazgo. Actualmente hago hasta la compra semanal de alimentación vía online y aunque hay ciertas cosas que prefiero comprar in situ como las verduras y algunas carnes, todo el grueso lo compro a través de las plataformas online de los diferentes supermercados: Mercadona, Alcampo, Carrefour… todo depende del producto y de las ofertas que tengan esa semana.

Últimamente me noto la cara grasa y cuando me miro al espejo no me veo la piel igual de bien que hace unos años. Obviamente el tiempo no pasa en balde pero lo que nunca he hecho es lo que estoy haciendo ahora: cuidarme la piel del cuerpo, especialmente la del rostro. Sin embargo, al entrar en este mundo de la cosmética hidratante, me he topado con un gran problema y es que las marcas buenas o conocidas que te ofrecen la seguridad de saber qué estás comprando y qué pones en tu piel, suelen ser demasiado caras y las marcas blancas de cremas hidratantes dejan bastante que desear, al menos en su mayoría porque luego tenemos la crema Cien de Lidl que por lo visto ha pegado el pelotazo al ser catalogada como una de las mejores cremas del mundo.

Sea como sea, ya que me pongo, lo que busco es un cuidado profesional con cremas que realmente hagan su función y por eso he buscado un proveedor en internet que tenga venta al público y que me pueda vender ciertos productos a precios más económicos. Al final he encontrado esta tienda de productos de estética profesional donde he comprado todo lo que mi esteticista me ha recomendado: limpiador diario, exfoliante, crema nutritiva (que no hidratante) de día y de noche y un buen tónico para pieles grasas.

shutterstock_297804983reducida

Pasos para usar los productos

Cuando recibí todo en casa, a los pocos días, me topé con otro problema, y es que veía cajas y productos por todas partes y no sabía por dónde empezar. Por un lado me hacía la pregunta típica sobre si el orden de factores altera el producto y la respuesta es sí, para conseguir la mayor efectividad posible en los productos utilizados debes seguir un orden de aplicación. Y esta es una información que, por supuesto, también he encontrado en Internet.

PASOS DIARIOS

Primer Paso: La limpieza.

Si usas maquillaje has de desmaquillarte cada noche para retirar todo el producto y, si no lo usas, no importa, porque no puedes saltarte este paso. Lávate la cara con abundante agua tibia o fría, nunca caliente. No te seques con toalla, déjala al aire y en unos segundos se secará sola. Puedes aprovechar el gel de ducha para lavarte muy bien el rostro por las mañanas pero mucho mejor si es jabón especial para la cara o, al menos, con ph neutro.

Segundo Paso: El tónico

Usa el tónico de una a dos veces al día. Si tu piel es grasa úsalo después de lavarte tanto por la mañana como por la noche y si es de tendencia seca puedes usarlo sólo por la noche.

Tercer Paso: La Crema.

Averigua antes tu tipo de piel porque como le pongas más hidratación a una piel que ya de por sí tiene de sobra lo único que vas a conseguir es ganar acné así que si eres como yo y tiende a brillarte la piel opta por una crema nutritiva y humectante pero jamás hidratante.

Cuarto Paso: Protector

Usa protector solar aunque no sea verano, sobre todo si vas a pasar muchas horas bajo el sol. Sólo quien trabaje en oficina puede saltarse este paso y aun así yo recomendaría que se pusiera. Tened en cuenta que llega una edad en la que las manchas en la piel salen solas, cuando les da la gana, y si encima no te proteges del sol tendrás aún más.

PASOS SEMANALES

Primer paro: Exfoliante

Una vez a la semana, después de limpiarte la cara, añade un paso antes del tónico: usa exfoliante. Te ayudará a eliminar la piel muerta y limpiar los poros de tu piel.

Segundo Paso: Mascarilla

También una vez por semana y también antes del tónico puedes aplicarte una mascarilla, preferiblemente de arcilla, que te ayude a mantener a raya el sebo y los odiados puntos negros.

Como consejo añado a todo lo anterior lo siguiente: no uses crema antiedad o antiarrugas si verdaderamente no la necesitas, hazlo sólo cuando sea estrictamente necesario.