Bien lo dice el refrán: como en casa, en ningún sitio. Y así es… El fenómeno denominado “cocooning”, un término inglés que proviene de la palabra “cocoon” y que significa literalmente “capullo”,  fue utilizado por primera vez en los años 90 por una consultora estadounidense llamada Faith Popcorn que lo usó para describir a un individuo agazapado en su casa, como si de una trinchera se tratara, pero rodeado de todo tipo de aparatos modernos y tecnológicos para facilitarle su día a día y permitirle así vivir una vida cómoda, estando, a la vez, conectado en cada momento con el mundo exterior. Una vida aseptizada para protegerlo de cualquier riesgo.