Cuando tienes hijos siempre deseas que les vaya bien, y les quieres ver crecer sanos, y, cómo no, triunfadores. Todo eso depende de ellos, pero incluso los padres pueden también echar una mano intentando potenciar sus capacidades. Y no es algo complicado, casi sin salir de casa se puede hacer. Por ejemplo, ¿y si apuntamos a los niños a clases de un segundo idioma en la academia Pupilos? Sin ir más lejos, en ese mismo centro dan también clases de apoyo y refuerzo, y no se conforman solamente con el inglés, sino que se puede aprender chino también, entre otros.
A lo largo de nuestro día utilizamos expresiones que puede que no sepamos qué significan o de dónde provienen. Esto varía de la región dónde te hayas criado, así como de la región de dónde vivas. A mí me hace mucha gracia que la gente de la comunidad valenciana sea llamada como “nanto” o “tete”, cuando son expresiones que se utilizan en Valencia. Esto pasa porque la gente piense a generalizar en exceso, y deja de lado muchas posibilidades porque es muy fácil aplicar una regla general a un conjunto de personas de determinada procedencia. Y esto es algo parecido a lo que pasa con las tendencias, se intenta dibujar un patrón que seguir en base a los gustos de las personas.
El ritmo frenético del día a día de muchos de nosotros hace que cuando llega el fin de semana, el sofá empiece a atraernos como si estuviéramos escuchando cantos de sirena. Esto es tan cierto como que el mejor plan para un día lluvioso es quedarse en la cama tapado leyendo o durmiendo. Estoy de acuerdo con que el fin de semana es para descansar, sobre todo para aquellas personas que se pasan la semana trabajando y que cuando llega el viernes se sienten liberados de las cadenas laborales. Y también estoy de acuerdo que hay veces en las que no apetece salir de casa, pero esto no quiere decir que tengamos que tirarnos todo el fin de semana tirado en el sofá.