¿Sabéis que es lo mejor de llegar a casa después del trabajo, sentarme en el Chaise Long delante del televisor con una cerveza en la mano, y descasar vagueando hasta que llega mi marido? Mi perro.

Tenemos mal acostumbrado a nuestro amigo de cuatro patas pero es que ambos lo adoramos así que le dejamos subir al sofá con nosotros e incluso dormir la siesta mientras le abrazamos. Todo un mimado.

En mi casa siempre hemos tenido perros pero, cuando me fui a vivir  con mi marido, tenía algo muy claro y es que quería un pastor alemán, adoro a esa raza de perros pero nunca había tenido uno así que contactamos con partoresalemanescd.es, un criadero en el

write-593333_640

Es increíble cómo puede llegarte a simplificar la vida un ordenador con acceso a Internet, y lo digo con conocimiento de causa y no porque haga mis compras por Internet, reserve mesas en restaurantes y contrate servicios, que también lo hago, sino porque desde hace 6 meses estoy trabajando desde casa  de manera íntegra y sólo salgo de vez en cuando a supervisar mis dos tiendas una vez por semana. He de reconocer que esto es un lujo.

Soy el dueño de dos establecimientos de moda que, gracias a Dios, siempre han funcionado muy bien y en los que, hoy en día, puedo permitirme el lujo de tener contratadas a tres chicas en uno y cuatro en el otro,