Sin título

Es impresionante cómo podemos hacer crecer la magia en casa con la ayuda de la inocencia de un niño  o niña. Siempre me ha gustado la navidad pero no es lo mismo vivirla con niños que sin ellos. Esta es la primera navidad que pasamos con nuestra hija Sandra, adoptada este pasado año en Colombia tras luchas muchísimo por ella, y ayer decoramos juntos con luces una casita de madera que le compramos hace un par de meses en esta tienda de casetas de jardín de madera y que adoró desde el primer día.

La verdad es que le regalo fue todo un acierto porque la niña se lo pasa bomba jugando sola, con sus primas e incluso